Imposible.

Es diferente. Es real. Es difícil. Es tan fuerte que cada vez que nos acercamos al tema de nuestros sentimientos y hablamos con total sinceridad, repelemos y salimos disparados cada quien por su lado precisamente porque es demasiado real, diferente, difícil e imposible que nos esté pasando todo esto ahora que estamos lejos, y lo peor de todo es que no vamos a estar juntos pronto, tal vez nunca.

Te amo universidad pero debo vivir sin ti.

Y pues aquí estoy. Quisiera decir que ya conseguí empleo y por eso ando perdida, pero negativo. Aún no puedo creer que la universidad se haya acabado pero para variar les resumo que mi tiempo ahora se basa en dormir, buscar trabajo, comer, buscar trabajo y vida social (con poco dinero). Les aclararía lo de la vida social con poco dinero pero es un tanto obvio y ese tema me deprime hasta a mí, así que mejor ni lo toco.

Para los que están en la universidad y aún les falta para ser desempleados, digo profesionales: POR FAVOR DISFRUTEN. No logro entender a aquellos que dicen “la mejor etapa de la vida es la del colegio”, no sé qué tanto pudieron vivir allí pero no creo que hayan podido decidir a qué clase ir o no ir, estudiar lo que te gusta, tener horarios diferentes cada semestre, ver gente distinta día a día, tener huecos de estudio o de puro blabla o hasta de cervezas cerca, escoger electivas según tus gustos, tener la libertad de ser tú mismo, caminar y ver las cosas más exóticas en ropa o en estilos de personas, ir casi que en pijama a la u cuando has pasado de largo por algún trabajo o parcial, inventar cualquier paseo en semana universitaria, conocer personas de toditica Colombia y de todo el mundo porque así uno no viaje, bastante extranjero que llega a la u… La lista puede seguir, pero pues el punto aquí es que disfruten sin olvidar que también se debe estudiar, cada cosa tiene su momento y absolutamente toooodo se puede hacer sin perder ni una materia, créanme.

Para los que les falta poco: CREEN CONTACTOS O BUSQUEN UNA BUENA PRÁCTICA PROFESIONAL. No se dejen presionar por sus amigos que consiguieron práctica primero, por sus vacaciones, por la matrícula que ya se acerca, ni por nada. Es una decisión que solo tú debes tomar. Si no te suena la convocatoria, no apliques; si quedaste seleccionado y no te gusta del todo, rechaza; si das todo por una empresa, espera hasta la última respuesta; si no te sale una que te guste de verdad en el tiempo deseado, aplaza el semestre. Un consejo: No escojas cualquier práctica solo porque es requisito de grado, piensa a futuro y convéncete que es el área o empresa que quieres en tu vida profesional.

Para los que están igual que yo o más bien para los que están esperando grado y no siguieron en la empresa de su práctica ni tienen palanca, les cuento que se les avecina un tiempito de vacaciones que puede ser ese semestre o año sabático que en algún momento pensaron tomárselo, peeeeero les digo que después de cierto tiempo empiezan a ser vacaciones obligatorias en las que no sabes qué carajos hacer, pero ¿qué más da? No esperes que pase el tiempo y luego te arrepientas cuestionándote cómo lo desperdiciaste, simplemente VIVE.

Haz lo que te gusta hacer, quizá en este tiempo te aprendes a querer como nunca lo habías sentido, en cualquier situación sé tú mismo, comparte con la gente que tenías olvidada o que el tiempo no te permitía prestarles mucha atención, con tu familia principalmente; arriésgate, haz algo que jamás te imaginaste haciendo, viaja, conoce personas de todo tipo, cuídate pero no te cierres, aprende algo nuevo, realiza uno que otro curso gratis si no hay para algo mejor, apoya fundaciones, ve al gym o busca alguna rutina que mantenga o mejore tu estado físico, por último y no por eso menos importante: no olvides decir y demostrar cuánto quieres a las personas que siempre están para ti.

Minientrada

Lo más importante.

Me preguntan frecuentemente si ya te olvidé pero hoy la pregunta cambió y me sorprendieron con esta: ¿Él ya te olvidó? No supe qué responder de inmediato pero ahora lo sé, sí me olvidaste y no hoy ni ayer, hace ya varios meses pero yo no lo quería ver.

Lloro en silencio recordando cada uno de los momentos lindos que solíamos pasar pero vuelvo y recuerdo ese pequeño error, tu error, y todo se desvanece como si nada hubiera valido la pena, como si fuéramos dos desconocidos.

Aunque a veces te piense, no puedo evitar recordarme que no me perteneces, que pude dar lo mejor de mí pero no lo supiste valorar y que así no te vuelva a ver, en mi corazón y en mi cuerpo siempre habrán huellas tuyas.

No te espero, no quiero que vuelvas, no voy a ir por ti, no me hables, no te olvido pero no te necesito, y lo más importante: ya no te extraño.

Te extraño.

No siento que perdí el tiempo contigo porque considero que cada persona llega a la vida de otra por alguna razón, buena o mala, una razón que quizá el tiempo te la muestra o tal vez no. Contigo siento que viví, que fui feliz, que fue muy rápido todo lo que compartimos pero muy bonito mientras duró.

Te quiero, en el pasado y en el presente, después no sé porque no tengo idea de lo que puede suceder, hasta puede que no te vuelva a ver, que algún día ponga en duda si lo que pasa por mi mente son recuerdos o si fue que lo soñé, que no sepa con certeza si te conocí de verdad o simplemente eras de mi imaginación. Sólo el destino sabe si así será o si siempre estarás conmigo como un bonito recuerdo, o si nos volveremos a encontrar.

Hasta entonces yo no dejaré de contar tu historia, de pensar en ti a diario, de preocuparme por tus cosas, de recordarte cada vez que tome así sea un shot, de stalkearte aunque casi nunca hayan updates, de relacionarte con cada canción, de practicar lo que tú me enseñaste, de aprender tu idioma, de soñar con viajar, de imaginar que algún día aparecerás y me sorprenderás como siempre…

Para resumirte un poco, te extraño y no dejaré de extrañarte.

¡Qué falta de calidad!

La mayoría de mujeres con 22 años han hecho y deshecho en la vida. Pero yo? Sí, es cierto que ya tengo una carrera encima pero en cosas como el amor me han tocado unos que ni para qué les cuento. Por ahí dicen que no es la cantidad sino la calidad, y en mi caso la calidad ha sido bastante baja.

Calidad baja no en el sentido de sexo o como lo decimos cacorramente hacer el amor, porque para eso sí he sido de buenas para elegir. Lo que digo calidad baja es porque soy difícil para enamorarme, de las más frías y todo el cuento y después que ya hacen mil cosas por tenerme, no entiendo por qué se cansan ¡qué falta de calidad! y es ahí cuando yo estoy lo más enganchada en el cuento. ¿No que eso es lo que le sucede a los hombres? Pues no, eso dicen pero no, me pasa a mí 🙂